¿Cuál es la diferencia entre CBD y THC?

Publicado enseptiembre 13 2021

What is the Difference Between CBD and THC?

El cannabidiol, o CBD, en su amplia variedad de formas, continúa atrayendo la atención por su amplia selección de posibles beneficios médicos y para la salud. Pero el CBD se confunde fácilmente con su primo cannabinoide cercano, el THC o tetrahidrocannabinol, que es el elemento principal que se encuentra en la marihuana. Si bien el CBD y el THC son los dos compuestos químicos que se originan en la planta de cannabis sativa, existen algunas diferencias importantes que debe tener en cuenta al comprar productos de CBD.

CBD vs THC: 7 diferencias principales

  1. Proceso de cosecha
  2. Compuestos psicoactivos
  3. Efectos sobre la química cerebral
  4. Usos primarios
  5. Efectos secundarios
  6. Legalidad
  7. Presencia en pruebas de drogas

El CBD y el THC en realidad son solo dos de los cientos de compuestos químicos activos que se encuentran en las plantas del género de cannabis, pero probablemente sean los más conocidos. Si bien los dos compuestos se originan en la misma fuente y comparten algunas similitudes importantes, también divergen de varias maneras; sobre todo cuando se trata de efectos psicoactivos o intoxicantes. 

En algunos casos, los pacientes informan buenos resultados al usar los dos juntos. Como siempre, es imperativo que hable con su médico si está considerando incorporar CBD o THC en su práctica de salud y bienestar. La información que se presenta aquí puede ayudarlo a prepararse para tener una discusión informada y productiva.

Similitudes entre CBD y THC

El CBD y el THC comparten algunas características inherentes importantes. Primero, provienen de la misma familia de plantas. La planta de cannabis sativa presenta varias subespecies, que incluyen tanto el cáñamo como el cannabis.

El cáñamo generalmente contiene solo trazas de THC y más CBD. Para que el cáñamo se considere legal en los Estados Unidos, debe contener menos del 0,3 por ciento de concentración de THC. El cannabis, sin embargo, tendrá altas concentraciones de THC, a veces de hasta un 20 por ciento o más. Y el cannabis puede contener cantidades variables de CBD en cualquier lugar, desde el 0,1 hasta el 25 por ciento.

El CBD y el THC también comparten una estructura química similar, que tiene mucho en común con la base química de los endocannabinoides producidos por el cuerpo humano. Esto puede ayudar a explicar los profundos efectos terapéuticos tanto del THC como del CBD informados por muchos pacientes.

Cada uno de estos dos compuestos cannabinoides consta de 30 átomos de hidrógeno, 21 átomos de carbono y dos átomos de oxígeno, pero los átomos están dispuestos en diferentes configuraciones, lo que explica el hecho de que el CBD y el THC en última instancia tienen efectos diferentes. El ligero cambio en la estructura química permite que los dos compuestos interactúen de manera diferente con los receptores del sistema endocannabinoide presentes en todo el cuerpo. 

Por ejemplo, la estructura química del THC le permite unirse directamente a la familia de receptores CB1 del cerebro. Por el contrario, la estructura química particular del CBD le prohíbe unirse al grupo de receptores CB1, pero interactúa indirectamente con los receptores CB2, todo lo cual provoca dos respuestas diferentes.

Se han realizado varios estudios para investigar los beneficios medicinales y para la salud tanto del CBD como del THC, y ha habido algunas similitudes sorprendentes en sus efectos terapéuticos. De hecho, el CBD y el THC a menudo se pueden usar para tratar algunas de las mismas afecciones; sin embargo, en gran parte debido al efecto embriagador del THC, no es una buena idea usar los dos indistintamente en todos los casos.

En algunos casos, el THC y el CBD se pueden usar juntos, lo que da como resultado lo que se conoce como efecto séquito, el concepto de que la suma de los dos compuestos cannabinoides, más otras sustancias químicas relacionadas en la familia de plantas de cannabis sativa, es mayor que simplemente la suma de sus partes individuales.

CBD vs THC: 7 diferencias principales

Echemos un vistazo más de cerca a las principales diferencias entre CBD y THC.

1. Proceso de cosecha

Cómo y de dónde se derivan el CBD y el THC es la primera gran diferencia entre los dos. Mientras que el CBD y el THC se obtienen de plantas del género de cannabis, el CBD se puede cosechar tanto del cannabis como del cáñamo, los cuales provienen de la planta cannabis sativa. Puede encontrar CBD extraído y utilizado en una variedad de métodos de consumo, incluidos productos para el cuidado de la piel, aceites, geles, gomitas, suplementos, extractos y más.

Al comprar productos de CBD, es especialmente importante leer la etiqueta para asegurarse de obtener un verdadero producto de CBD, no uno elaborado con aceite de cáñamo. Si bien el aceite de CBD y el aceite de cáñamo provienen de la misma planta, tienen aplicaciones muy diferentes. Echa un vistazo a nuestro aceite de cáñamo versus aceite de CBD artículo para una explicación detallada y consejos de compra.

El THC se obtiene únicamente de la variedad de la planta de cannabis marihuana y, a menudo, aparece en su forma final como cigarrillos de marihuana, comestibles, aceite y tinturas de THC, cápsulas y otros. La marihuana rica en THC generalmente se cosecha de los capullos o las flores de la planta, mientras que el CBD generalmente se puede obtener de los tallos y semillas de la planta de cáñamo.

2. Compuestos psicoactivos

Una de las diferencias clave entre el CBD y el THC es que el THC es intoxicante, mientras que el CBD no lo es. De hecho, el THC es el compuesto cannabinoide clave asociado con la euforia, o subidón, que resulta de fumar marihuana. Si está comprando un producto de CBD derivado del cáñamo, no debe contener más del 0,3 por ciento de THC o menos. Esto significa que los productos de CBD no resultarán en un subidón.

El CBD es mucho más conocido por sus beneficios para la salud y el bienestar que por su uso recreativo. Por el contrario, aunque el THC no es el único cannabinoide capaz de producir efectos intoxicantes, es el único compuesto químico que está presente en concentraciones lo suficientemente altas como para producir un subidón, lo que explica por qué el THC se ha asociado durante tanto tiempo con los aspectos más recreativos de la marihuana.

En el sentido más estricto de la palabra, tanto el THC como el CBD tienen propiedades psicoactivas porque ambos pueden ayudar a mejorar el equilibrio emocional y regular el estado de ánimo. La mayor diferencia es que el CBD no produce un efecto intoxicante.

Cuando se trata del mecanismo de acción, el THC puede unirse a los receptores CB1 en el cerebro, lo que cataliza un proceso psicoactivo que conduce a sentimientos de calma o incluso euforia. Dependiendo de la concentración específica de THC, estas sensaciones agradables también pueden progresar a efectos psicodélicos leves. Sin embargo, la estructura química del CBD le prohíbe unirse a los receptores CB1, lo que significa que el CBD es incapaz de desencadenar efectos intoxicantes, incluso si se consume en grandes cantidades.

3. Efectos sobre la química cerebral

Tanto el CBD como el THC interactúan con el sistema endocannabinoide del cuerpo, que a menudo se atribuye a ayudar al cerebro y al cuerpo a lograr la homeostasis o el equilibrio. Este sistema ayuda a regular funciones vitales como la memoria, la función inmunológica, el hambre, la sensación de dolor, la reproducción, el apetito y una amplia gama de emociones. Ambos compuestos de cannabis interactúan con diferentes componentes del sistema endocannabinoide, lo que explica sus diferentes efectos.

Por ejemplo, el THC estimula los receptores CB1 y CB2, mientras que el CBD no. En cambio, el CBD interactúa con múltiples vías de receptores en todo el cuerpo. De hecho, el CBD necesita la presencia de THC para unirse a los receptores CB1, lo que significa que tomar CBD y THC juntos puede ayudar a reducir una parte de cualquier efecto psicoactivo no deseado del THC, como la euforia o la sedación.

Y aunque el CBD y el THC tienen la capacidad de alterar la transmisión del dolor en el cerebro, la diferencia clave es que el CBD puede hacerlo sin producir la sensación física de euforia causada por el uso de THC. El uso de CBD o THC puede ayudar a reducir el dolor crónico que a menudo se asocia con inflamación, lesiones físicas, migrañas, fibromialgia y más.

Los usuarios de THC a menudo informan un estado mental relajado, una reducción de la tensión física, sentimientos de euforia o un caso de risitas y, en algunos casos, una mejor cognición.

4. Usos principales

Cuando se trata de cómo se utilizan el CBD y el THC, el THC se ha utilizado históricamente principalmente para la recreación, mientras que el CBD es conocido principalmente por sus posibles efectos terapéuticos sobre la salud y el bienestar.

Muchos pacientes informan, por ejemplo, que el CBD les ha ayudado a reducir la inflamación, aliviar el malestar físico, incluido el dolor crónico, acelerar los procesos regenerativos del cuerpo e incluso mejorar la resistencia al estrés y la ansiedad. Cómo tomar aceite de CBD para obtener los mejores resultados, variará de un paciente a otro, junto con las dosis y la frecuencia.

En otros casos, el uso medicinal de la marihuana, que contiene THC, ha mostrado efectos positivos cuando se trata de aliviar el dolor y puede ser una alternativa más segura a los medicamentos recetados tradicionales a base de opioides. Algunos pacientes también han informado efectos positivos al usar marihuana medicinal para controlar los temblores asociados con la enfermedad de Parkinson, síntomas de fibromialgia, náuseas, pérdida de peso e incluso glaucoma.

5. Efectos secundarios

En general, se ha demostrado que el CBD es seguro para su uso. No muestra toxicidad documentada, incluso en cantidades tan altas como 1,500 mg al día. También se ha demostrado que el CBD es seguro para los animales. Cualquier efecto secundario informado junto con el uso de CBD generalmente ha sido leve e incluye náuseas o diarrea leves, boca seca, mareos, cambios en el apetito, fatiga o mareos.

Sin embargo, una cosa a tener en cuenta es que existe el peligro de Interacciones de medicamentos con aceite de CBD. Se ha demostrado que el CBD amplifica los efectos de algunos medicamentos y anula los efectos de otros. Por eso es tan importante hablar con su médico de atención primaria sobre sus planes de agregar CBD o THC a cualquier régimen de medicación existente. De hecho, la Organización Mundial de la Salud ha declarado que el CBD es seguro en grandes cantidades, y que sus únicos efectos secundarios potenciales probablemente sean el resultado de interacciones con otros medicamentos que pueda estar tomando un paciente.

El THC, por otro lado, generalmente no se tolera bien en grandes cantidades. Los efectos secundarios reportados del THC incluyen pérdida de memoria a corto plazo, mareos y confusión, junto con sentimientos de ansiedad y patrones de pensamiento paranoico. También se ha demostrado que el THC tiene algunos efectos analgésicos, estimulantes del apetito y sedantes. Los antojos asociados con el consumo de THC y marihuana a menudo son tema de humor de la cultura pop, pero segúno Ciencia diaria, este efecto estimulante del hambre es a menudo esencial para estimular el apetito en pacientes con VIH / SIDA y cáncer que, de otro modo, no obtendrían los beneficios nutricionales que necesitan.

Y aunque las dosis bajas de THC pueden ayudar con los síntomas de ansiedad y estrés, se ha demostrado que cantidades mayores de THC agravan estos síntomas, por lo que la dosificación es extremadamente importante para evitar este efecto secundario negativo. Los efectos secundarios adicionales reportados con el uso de THC incluyen pérdida de memoria, aumento de la frecuencia cardíaca, reducción del tiempo de reacción, ansiedad, ojos rojos, problemas de coordinación y sequedad de boca.

Afortunadamente, ni el CBD ni el THC tienen el potencial de producir una sobredosis letal en gran parte debido a que no interactúan con el área del tallo cerebral que regula las funciones respiratorias. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el uso excesivo de THC puede estar relacionado con efectos psiquiátricos perjudiciales a largo plazo. Esto es especialmente cierto para los adolescentes que abusan de la marihuana, aunque no hay evidencia concluyente de que el uso prolongado de THC cause trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia.

6. Legalidad

Aquí es donde las cosas pueden volverse un poco confusas. Los productos de CBD que contienen .3 por ciento o menos de THC son legales a nivel federal de EE. UU., Gracias a la Ley Agrícola de EE. UU. De 2018, que permitió la producción industrial legal de cáñamo. Puede encontrar productos de CBD derivados del cáñamo a la venta en todo Estados Unidos, en farmacias, tiendas de vapeo, centros de bienestar y tiendas especializadas.

También puede encontrar aceites de CBD de alta calidad y otros productos en línea a través de minoristas de renombre, como FarmerAndChemist.com. Internet ofrece múltiples opciones para investigar proveedores potenciales, como leer informes de verificación de terceros, reseñas de usuarios y blogs de expertos y consumidores que clasifican los productos y minoristas de cannabis de la más alta calidad.

En el mismo año en que EE. UU. Aprobó la Ley Agrícola, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. También aprobó un medicamento recetado a base de CBD para el tratamiento de las convulsiones infantiles a menudo asociadas con la epilepsia, llamado Epidiolex. Hasta la fecha, Epidiolex es el único fármaco a base de cannabis que ha obtenido la aprobación de la FDA.

Sin embargo, el THC sigue siendo ilegal a nivel federal. Y las leyes sobre el THC y la marihuana son generalmente bastante restrictivas en la mayoría de los países del mundo. Al momento de escribir estas líneas, el THC es legal a nivel federal solo en Uruguay y Canadá.

Además, las leyes estatales de EE. UU. Varían ampliamente en cuanto a su postura individual sobre el CBD y el THC. Entonces, el CBD puede ser legal en algunos estados, mientras que el THC es ilegal. Al momento de escribir este artículo, 16 estados de EE. UU. Han legalizado el uso recreativo de THC a nivel estatal, y 48 estados tienen alguna forma de uso legal de marihuana medicinal. En general, el CBD es legal a nivel estatal para todos los estados de EE. UU. Siempre que contenga un 0,3 por ciento o menos de contenido de THC.

En última instancia, usted es responsable de comprender las leyes de su estado. Si se encuentra en posesión de productos de cannabis en un estado donde no son legales, o si no puede mostrar una receta en estados donde los productos de CBD o THC son legales únicamente para tratamiento médico, podría enfrentarse a repercusiones legales.

7. Presencia en pruebas de drogas

Tanto el CBD como el THC pueden aparecer en las pruebas de drogas durante varios días, o incluso semanas, después de haber sido ingeridos. Ambos compuestos se almacenan en las células grasas del cuerpo. Como regla general, la mayoría de las pruebas de drogas estándar están diseñadas para detectar sustancias químicas relacionadas con el THC, aunque se encuentran disponibles algunas pruebas de drogas sensibles al CBD. Es posible que algunos productos de CBD contengan trazas de THC, por lo que si se encuentra en una situación en la que se le realizan pruebas de detección de drogas con regularidad, deberá asegurarse de comprar un producto de CBD que no contenga ninguno THC.

Cómo saber la diferencia entre CBD y THC mientras compra

Al comprar CBD, es imperativo hacer su debida diligencia en términos de leer las etiquetas y familiarizarse con lo que realmente hay en su producto. A menos que su estado haya legalizado el uso de THC para uso recreativo, es importante que su etiqueta de CBD especifique que el producto de CBD proviene del cáñamo y que contiene un 0.3 por ciento o menos de THC.

Desafortunadamente, muchos aceites de CBD y otros productos de CBD que se encuentran en línea a menudo contienen inadvertidamente niveles significativos de THC, en gran parte debido a la falta de regulación y pruebas de terceros. Por eso es importante solicitar un certificado de análisis de un laboratorio externo, que, aunque no es requerido por ley, muchos minoristas de CBD (incluido Farmer & Chemist) lo proporcionarán fácilmente. Este análisis detallará todo sobre la potencia del producto, el contenido de THC y el nivel de pureza. Si un minorista en línea no tiene el certificado de información de análisis o se niega a compartirlo, probablemente debería mantenerse alejado tanto del producto como del minorista.

En última instancia, como consumidor, debe aprender todo lo que pueda sobre cualquier producto de CBD que compre, incluido dónde se cultiva y si la planta se analizó para determinar los niveles de CBD y THC, así como los posibles contaminantes. Según la Asociación de la Industria del Cáñamo, la mayor parte del cáñamo industrial que se utiliza para producir productos de CBD en los Estados Unidos se cultiva en Colorado, Kentucky u Oregón, o se importa del extranjero. Farmer & Chemist utiliza solo cáñamo de la más alta calidad cultivado y cultivado en los Estados Unidos, lo que nos permite verificar los niveles de CBD, la calidad y la ascendencia de cada planta.

Además, es una buena idea buscar etiquetas que le digan exactamente cuánto CBD hay en un producto que está comprando por dosis. La mayoría de los expertos están de acuerdo en que si está probando CBD por primera vez, debe comenzar con la dosis más baja posible y solo aumentarla si no experimenta el efecto terapéutico que busca, por lo que las dosis individuales son importantes. 

Por ejemplo, para un aceite de CBD o un producto de tintura de CBD, es aconsejable comenzar con un producto que contenga 10 miligramos de CBD por dosis. Esté atento si un producto que está considerando solo enumera la cantidad de cannabinoides presentes, y no específicamente CBD. El término general, cannabinoides también puede incluir THC y docenas de otros compuestos químicos. No es raro que los minoristas utilicen el término más general para evitar un escrutinio cuidadoso tanto de la FDA como de los consumidores.

Y si está buscando comprar THC o CBD con niveles de THC superiores al 0,3 por ciento, su proceso se vuelve un poco más complicado. Primero, debe asegurarse de realizar una compra en un estado que vende THC legalmente y es probable que deba realizar la compra en un dispensario con licencia estatal. Además, en los 20 estados que solo permiten el uso médico de la marihuana, necesitará una recomendación de un médico antes de poder realizar una compra.

Al igual que con el CBD, querrá solicitar un certificado de análisis para cualquier producto de THC que compre. El personal del dispensario debe tener todos los certificados de análisis de productos fácilmente disponibles y estar dispuesto a compartirlos con usted. Si no es así, o no hay un certificado de análisis para el producto que desea comprar, probablemente debería intentar encontrarlo en otro dispensario o elegir un producto diferente.

Por encima de todo: sea siempre escéptico de cualquier producto que haga declaraciones o garantías de salud amplias y radicales. Los únicos productos que legalmente pueden hacer afirmaciones médicas son los aprobados por la FDA. Y cuanto más dramática y exagerada sea la afirmación, más escéptico debe ser.

CBD vs THC: la misma planta, efectos drásticamente diferentes

Si bien la marihuana rica en THC es conocida desde hace mucho tiempo por sus efectos relajantes y eufóricos, tanto el THC como el CBD han llamado la atención en los últimos años por su potencial para ayudar a controlar problemas de salud graves sin el uso de medicamentos recetados a base de opioides. Y aunque la investigación permanece en las primeras etapas, los resultados parecen prometedores de que los productos de CBD, que actualmente están disponibles legalmente, pueden ser un componente saludable y productivo de un plan general de salud y bienestar.

Sobre todo, asegúrese de comprar sus aceites, tinturas, gomitas y otros productos de CBD en un minorista de confianza que mantenga la máxima integridad en lo que respecta a los ingredientes. Si está listo para realizar una compra de CBD, el equipo experto de FarmerAndChemist.com está listo para ayudarlo a elegir los productos que mejor se adapten a sus necesidades, así que comuníquese hoy.

Más publicaciones